ESPERAR RESULTADOS DIFERENTES

¿Mudará el etíope su piel, y el leopardo sus manchas? Así también, ¿podréis vosotros hacer bien, estando habituados a hacer mal? (Jeremías 13:23)

Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es…: Os es necesario nacer de nuevo. (Juan 3:6,7)


Hay una frase muy conocida que se le atribuye a muchas personas célebres que dice: Es una locura hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes…

Es una frase evidente. Sin embargo, los seres humanos, a veces somos tan cándidos que esperamos que en nosotros se produzca algo distinto a lo que por ley se produce siempre.

Por ejemplo, el pecado, no se produce a veces, sino que se cumple según una ley: La ley del pecado (Romanos 7:25) Es decir que en nuestra carne hay una inclinación hacia el mal que se cumplirá siempre. El hombre, solo puede revertir esta situación, andando en el Espíritu (Gálatas 5:16) Por eso, funcionar en la carne, tratar las cosas con nuestras fuerzas y nuestra naturaleza carnal, nos llevará una y otra vez a fallar. No podemos esperar resultados diferentes.

Estos principios, también debemos tenerlos en cuenta cuando presentamos el mensaje del evangelio o tratamos de conducir a las personas a Cristo. Porque hay formas y mensajes que muchos creen que dan resultado, pero en realidad no sirven, porque nadie se siente confrontado con su pecado, ni evidenciado en su perdición.  Esos mensajes se utilizan para ganar almas para las Iglesias y  muchos son ganados para esa membresía, pero no para Cristo, pues el mensaje, no denuncia el pecado, la necesidad del arrepentimiento, ni la fe en Cristo Jesús para ser salvo.


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *