DISTINTAS FORMAS DE SUFRIR

“Porque así dice el Señor…Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros” (Isaías 66:12,13)


El Señor Jesús dijo: “En el mundo tendréis aflicción…” (Juan 16:33)

Por lo tanto, sobre esta tierra, donde todo está afectado por el pecado, es imposible que no haya aflicciones.

Hay distintas formas de sufrir, y quizás la más común, sea la de enojarse ante el dolor.

Enojarse  y buscar a quien responsabilizar para echarle la culpa, hasta llegar a responsabilizar a Dios por todo lo acontecido.

Esta manera de sufrir es necia y nociva, porque nos aleja de Dios. Nos hace pecar, y el pecado, aunque involuntario, siempre  interrumpe la comunión con Dios.

Ante el dolor, necesitamos consuelo, y el verdadero consuelo, viene de Dios.

El Salmo 102 nos presenta en sus palabras introductorias la sabiduría divina ante el sufrimiento. Dice: “Oración del que sufre, cuando está angustiado, y delante de Jehová derrama su lamento” Este Salmo, presenta, no a uno que sufre, sino “al que sufre” haciéndonos pensar en el Señor Jesús. “Varón de dolores, experimentado en quebranto” (Isaías 53.3)

No derrama su lamento delante de los hombres, sino delante de Dios, y esto es lo que debemos imitar.

El dolor, lamento, incomprensión, desasosiego y todo cuanto podamos sentir al pasar por momentos malos, debemos volcarlo ante el Señor. Si así lo hacemos, encontraremos consuelo y soluciones inesperadas.

Escrito está: “Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio” (Salmo 62:8)


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *