DERECHOS Y DEBERES HUMANOS

“Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca” (Filipenses 4:5)


Al hombre le gusta reclamar sus derechos, y usurpar muchas veces el de los demás.

Es notable, como Dios, sabiéndolo de antemano, para salvaguardarnos, pone el énfasis, no en el reclamo de nuestros derechos humanos, sino en el de nuestros deberes.

Nuestros deberes humanos, garantizan los derechos de los demás.

En la ley de Moisés por ejemplo, el énfasis es la responsabilidad. La responsabilidad de los padres, de los esposos, de los amos sobre los esclavos…

Quien se acostumbra al reclamo constante de sus derechos, corre el riesgo de transformarse en una persona exigente que espera siempre todo de los demás.

Quien por el contrario, piensa primeramente en sus deberes, vive una vida de paz, porque es feliz procediendo convenientemente, y disfruta en sintonía con el pensamiento de Dios.

Los grandes logros se consiguen dando el ejemplo.

Los cristianos, debemos obrar con amor, aunque a todos les falte amor. Debemos obrar con respeto, educación, humildad y todo cuanto sea una manifestación de Cristo en nuestras vidas, sin reclamar que los demás lo hagan, ni esperar que lo reconozcan.

Dijo Jesús: “y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos”  (Mateo 5:40,41)

Estas actitudes marcan la diferencia entre los ciudadanos del reino de Dios y los del mundo.


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *