UN NIÑO LOS CONDUCIRÁ

“¡Ah! ¡ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.” (Jeremías 1:6,7)

“El que reciba en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió” (Marcos 9:37)

“Un niño los conducirá” (Isaías 11:6 BAS)


Un domingo al mediodía, un hombre fue a buscar a sus hijas que volvían de la escuela dominical hasta la parada del colectivo. Este hombre, no era creyente, pero aceptaba de buena gana que su esposa y sus hijas fueran a las reuniones. Al saludarlas, les preguntó que habían aprendido. Su hijita menor, con excitación le contestó que le habían contado que en cualquier momento vendría el Señor a buscar a los suyos, y que los que no fueran de Cristo se quedarían. La niña plenamente convencida de lo que le habían enseñado, le preguntó: ¿Y tú papá, le has entregado tu corazón a Cristo? ¡Mira que si viene Cristo ya no nos veremos más…!

Ese mensaje con tanto convencimiento, fue como una flecha para el corazón de aquel padre, quien quedó con un profundo trabajo de alma hasta la reunión de la tarde.

Esa tarde, la familia completa fue a la reunión. La predicación giró también en relación con la venida del Señor y la necesidad de aceptar a Cristo, y aquel hombre, tocado por el Espíritu Santo, pasó al frente confesando que aceptada al Señor Jesús como Salvador.  

Para la salvación de Naamán, Dios utilizó a una muchacha israelita para que le indicara a quien acudir (2 Reyes 5:2) 

Así Dios utiliza a los suyos, hombres, mujeres y niños para que compartan el mensaje de salvación que primeramente han creído.


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *