EL ANTÍDOTO EN CRISTO

“Toma ahora la ley de su boca, Y pon sus palabras en tu corazón. Si te volvieres al Omnipotente, serás edificado; Alejarás de tu tienda la aflicción” (Job 22:22,23)


La Biblia dice: “El hombre nacido de mujer, Corto de días, y hastiado de sinsabores” (Job 14:1) Esto es debido a que sobre esta tierra las consecuencias del pecado hicieron estragos y directa o indirectamente todos estamos afectados.

El Señor Jesús dijo a los suyos: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33) Esto nos muestra que los creyentes tampoco escapamos al sufrimiento, ya que estamos en un ámbito donde todo está en oposición a la fe.

A más de estas cosas, sufrimos en esta vida debido a las decisiones tomadas desacertadamente, y los problemas existenciales, lamentablemente se extienden más allá de nosotros, pasando de generación a generación.

¿Qué podemos hacer al respecto? Por nosotros mismos, nada. Por más que protejamos a los nuestros colocándolos en una burbuja, el sufrimiento siempre aparecerá, porque las consecuencias de nuestras acciones, continúan bajo el gobierno de Dios.

La única salida es apelar a la gracia de Dios, colocando al Señor Jesús como un antídoto que detenga el dolor y cambie las cosas.

Los nuestros en Cristo Jesús, ya no tendrán que sufrir. Serán como aquellos que habiendo sido picados por las serpientes ardientes, miraron a la serpiente de bronce y vivieron. (Números 21:6 al 8) Tendrán la marca en ellos, pero ya no será para dolor, sino para glorificar a Dios por su gran amor.


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *