YO SOY EL CAMINO

 “Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda” (Isaías 30:21)


Para que el hombre, alejado de Dios por naturaleza, sea salvo y recibido en los cielos, hay solamente un camino: Jesucristo.

“Jesús dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6)

No es Cristo un camino más entre los tantos caminos que se pudieran tomar.

Muchos creyeron que debían recorrer el camino de las buenas obras, guardar los diez mandamientos o cosas que tuvieran que ver con la religión. Creyeron que  bautizándose y  asistiendo a la iglesia, estaban en el camino al cielo. ¡Fatal error!

Jesucristo es el único camino y para que el hombre lo encuentre y se encamine por él, Dios interviene.  Jesús dijo: “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere” (Juan 6:44)

La Biblia no dice: A Cristo por María, ni a Cristo por la Iglesia… Ella nos enseña que a Cristo, nos allegamos, mediante un trabajo de Dios, quien por su Espíritu y su Palabra nos conduce a encontrar el camino de salvación.

Conclusión: No hay quien busque a Dios, Dios busca al hombre, y lo conduce a Jesucristo, el único camino para llegar a él. “Ya que en ningún otro hay salvación porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12)


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar   weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *