UNA VOLUNTAD ACTIVA

 “Por cuanto llamé, y no quisisteis oír, Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese, sino que desechasteis todo consejo mío Y mi reprensión no quisisteis,” (Proverbios 1:24)

“Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. Y no quisisteis” (Isaías 30:15)

“No quisieron recibir corrección; endurecieron sus rostros más que la piedra, no quisieron convertirse” (Jeremías 5:3)


El Señor Jesús dijo: “y no queréis venir a mí para que tengáis vida” (Juan 5:40) Haciéndonos ver que nadie se pierde porque no ha podido creer, sino porque no ha querido.

Debemos reconocer que hay una voluntad activa en el hombre que lo lleva a rechazar a Dios, por eso está escrito: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:36)

Algunos dirán que hay personas que quisieron creer pero que no pudieron. Y uno se pregunta: ¿Quisieron creer? ¿Cómo quisieron? ¿Han leído la Palabra de Dios buscando que Dios les hablare? ¿Han asistido a las reuniones donde se predica la sana doctrina? ¿Han reflexionado sobre lo escuchado? O ¿solamente han indagado un poco acerca del cristianismo, pero lleno de objeciones a esa Palabra de vida? “El que busca, halla” Dijo el Señor, y él, no desestima a nadie.

Así como hay una voluntad operando para no creer a la verdad, hay un voluntarismo muy grande para creer en otras cosas que no son de Dios. Así, el hombre elige creer lo que más le gusta, pero así le va, porque elige el mal que lo lleva a la perdición y de donde no puede sacar ninguna otra cosa que no sea lo que le hace daño.


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *