SOBRE LA CONDICIÓN DE LOS SACERDOTES (1)

Ninguno de tus descendientes por sus generaciones, que tenga algún defecto, se acercará para ofrecer el pan de su Dios. Porque ningún varón en el cual haya defecto se acercará; varón ciego, o cojo, o mutilado, o sobrado, o varón que tenga quebradura de pie o rotura de mano, o jorobado, o enano, o que tenga nube en el ojo, o que tenga sarna, o empeine, o testículo magullado. (Levítico 21:17-20)


En el Antiguo Pacto, las ofrendas debían ser inmaculadas y los sacerdotes santos, en condiciones para poder oficiar. Debido a que las ofrendas tipificaban a Cristo, que “se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante” (Efesios 5:2) Y a Cristo mismo como Sumo Sacerdote Santo y sin mancha.

El libro del levítico nos da una lista de personas que por impurezas y defectos físicos no podían oficiar como sacerdotes levantándose para representar al pueblo, porque había defecto en ellos. De las cosas santas podían comer sin dificultad, pero no así presentarse para ofrecer “el pan de su Dios” (Levítico 21:16-24)

En esta porción tenemos grandes enseñanzas en el sentido alegórico. Los defectos físicos que en ese momento impedían el ejercicio sacerdotal, hoy también impiden, en el sentido espiritual, la libertad de oficiar.

Un ciego, representa (en sentido espiritual) a alguien que aún está en tinieblas. Un cojo, o mutilado, a quien no camina bien, o que no está completo. El quebrado a quien está impedido por un tiempo. El jorobado, a quien aún tiene la carga del pecado sobre su espalda. El enano, a quien no llegó a la medida normal. La nube en el ojo a alguien que no ve completamente. La sarna o empeine, a erupciones contagiosas en la piel y el testículo magullado está relacionado con la capacidad de comunicar la vida.  

Continúa en la parte 2


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *