¿QUÉ ES COMER? (Parte 2)

“Él les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis. Entonces los discípulos decían unos a otros: ¿Le habrá traído alguien de comer? Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra” (Juan 4: 32,34)

“El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón” (Salmo 40:8)


El Señor Jesús, Dios manifestado en carne, también comió. ¿Qué comía nuestro Señor?

La Palabra nos habla de él mostrándonos un desarrollo perfecto. Era Dios y hombre a la vez, pero no teniendo el existir en forma de Dios como cosa a que aferrarse. (Filipenses 2:6)

Como hombre necesitó alimentarse y se alimentó tomando con acción de gracias los alimentos que fueron dados para los hombres en su momento. Pero más allá de ese alimento en el sentido físico, espiritualmente también debía llenar su corazón, comiendo como lo hacen los creyentes, cosas que llenaran su alma.

En una ocasión él dijo: “Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra” (Juan 4:34)

Él había descendido como enviado del Padre desde los cielos, para nuestra salvación. Buscar a los perdidos, anunciarles el amor de Dios, y presentarles la salvación era su tarea, y la respuesta de cada alma, llenaba su corazón de una manera especial. Era su comida.

Los judíos le habían negado ese alimento cuando lo rechazaron, pero la samaritana era un alma que se rendía ante su gracia. Eso llenaba su alma, lo alimentaba. En ese sentido, el Señor comió, como también bebió.

Por eso, cuando lo vemos al Señor obrar, como obraba, según la voluntad del Padre, podemos verlo comer. Allí podemos ver lo que llenaba su corazón. ¡Bendito sea nuestro Señor!


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *