LA TRINIDAD DE DIOS

“Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión” (Romanos 3.20)

“Hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo” (1 Corintios 12:4-6)


Dios es uno (Deuteronomio 6:4) No una persona, sino un ser. Una trinidad compuesta por tres personas: El Padre, Hijo y Espíritu Santo. No son tres seres que forman un trío, ni por ser tres quiere decir que adoremos a varios Dioses.  Sino tres personas que conforman un solo Dios. Una trinidad indisoluble.

La Biblia presenta esta verdad y debemos aceptarla por fe, aunque nuestra mente finita no pueda comprenderlo plenamente ni entrar en toda su dimensión.

Estas tres personas son coexistentes, aunque como personas cada una cumple una función. Para poder comprender un poco más acerca de esta trinidad divina, debemos tener en cuenta que, aunque las tres Personas, son el único Dios verdadero, el Padre es aquel que lo planea y programa todo. El Hijo, es quien lleva todas esas cosas a cabo y el Espíritu Santo, es el agente que aplica a cada persona individualmente, lo que el Padre programó y el Hijo ha cumplido. Esto lo vemos claramente en la salvación.

La Salvación es de Dios. (Salmos 3:8 Jonás 2:9) Y depende en cada detalle de Dios. El Padre nos ha dado al Hijo como medio de salvación (Juan 3:16) El Hijo se entregó a sí mismo por nuestros pecados (Gálatas 1:4) Y el Espíritu Santo obra en las personas para conversión, los vincula con Cristo y los dota luego del poder espiritual necesario para vivir la vida cristiana.  


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *