DIOS NO OBRA A MEDIAS

“El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos” (Santiago 1:8)

“Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro” (Mateo 6:24)

“Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones” (Santiago 4:8)


Debemos recordar siempre que Dios no obra a medias, y que nosotros, los creyentes, no lo podemos hacer tampoco. Nadie se convierte por la mitad, porque la persona que escucha la voz de Dios llamándolo al arrepentimiento para que vaya a Jesús y tenga vida, no pude volverse por la mitad. Una persona que recibió a Jesucristo como su Salvador, es un hijo de Dios o no, no puede haber medias tintas. Nadie nace de nuevo por la mitad, ni está perdido por la mitad.

De la misma manera, quien dice ser de Jesucristo, debe caminar con Dios de una manera íntegra. La Biblia la podemos estudiar y meditar por partes, de una manera sistemática, pero no la podemos creer solamente por partes desechando lo que no nos parezca.

Hay quienes dicen que vivir conformes a los mandamientos bíblicos es dar mucha ventaja. Piensan, por ejemplo, que los jóvenes no pueden vivir actualmente como dice la Biblia, etc. Lo que sucede, es que vivir según la voluntad de Dios, es imposible sin Cristo. Vivir un poco cristianamente y otro poco en la carne, según el mundo, es anómalo. No existe vida cristiana feliz y exitosa, vivida por la mitad.

Recordemos que, todo es posible y precioso, para quien, habiéndose convertido al Señor, ha dejado su carne en el altar de la cruz, su vida antigua, su orgullo, su vanidad y egoísmo.


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *