DECISIONES

“Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal… la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia” (Deuteronomio 30.15,19)


Dios le ha confiado cosas al hombre, según su sabiduría, ya que es omnisciente.

A cada persona le ha confiado algo para que desarrolle en la tierra. Sin que esto, tenga algo que ver con un destino de salvación o perdición. Pues “Él quiere que todos los hombres sean salvos” (1 Timoteo 2:4)

Luego, no es cuestión de suerte buena ni  mala. El tema suerte es algo que  quisiéramos que fuera así, para ser eximidos de nuestra responsabilidad. En la vida se trata de buenas o malas decisiones, de las cuales, como semillas sembradas, llevamos las consecuencias cosechando sus frutos.

Para bien o para mal, nuestras decisiones marcan nuestra vida.

Esaú, no tuvo mala suerte, sino que tomó una mala decisión. Despreció su primogenitura  y la cambió por un plato de lentejas. (Génesis 25:34)

Para Rut la moabita, no fue  cuestión de suerte. Ella tomó la decisión correcta. Dejó todo y siguió al Dios vivo y verdadero (Rut 1:16)

Rahab la ramera, es otro ejemplo de una buena decisión. Oyó acerca de Jehová y sus maravillas, creyó en su corazón y fue inmensamente bendecida  (Josué 2:10) (Mateo 1:5)

¿Sufrimos, estamos insatisfechos y las cosas nos salen mal? Meditemos sobre nuestros caminos (Hageo 1:5-7) No se trata de suerte; sino de decisiones correctas, o, equivocadas.

La mejor decisión es aceptar a Cristo y cumplir su voluntad.


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuevadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *