ACERCA DEL REINO

“He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno” (Mateo 13:3-8)


La Biblia nos habla del reino de Dios, como aquella esfera en que el Señor es reconocido, se manifiesta y gobierna sobre los suyos. El Señor dejó bien en claro que a ese reino no se entra por vinculación sanguínea, genealogía etc. como pensaban los judíos, quienes, por haber nacido en el pueblo elegido por Dios, se sentían merecedores de ese privilegio. En el Evangelio de Mateo, el Señor declara que las relaciones terrenales serían cambiadas por vínculos espirituales con quienes recibirían la Palabra de Dios, la obedecerían.

En la parábola del sembrador se ve claramente, como por medio de la Palabra (la semilla) Dios produce la salvación y los frutos en la vida de los creyentes. Siempre debemos tener en cuenta que Dios no reina en el corazón de quien no recibe a Jesucristo (Mateo 10:40) Y que, para recibirlo, es necesario creer y recibir la Palabra con un corazón trabajado y bueno.

Habrá corazones donde esa Palabra no fructificará, pero eso no será debido a la efectividad de la semilla, sino a la condición del terreno en el que caiga. Un corazón endurecido donde pronto viene el diablo y quita la semilla, no producirá fruto. Como tampoco un corazón que recibe la Palabra, pero no tiene profundidad, o un terreno donde el evangelio es ahogado por los afanes y deseos de las cosas de este mundo. (Mateo 13: 18-23)


Pensamientos para reflexionar

www.lacuevadeadulam.com.ar  weblacuervadeadulam@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *